Continúa sin resolver doble feminicidio en CdMx

    182
    Continúa sin resolver doble feminicidio en CdMx
    Foto: tomada de la web

    Se trata del asesinato de una catedrática de la UNAM y su hija, quienes fueron encontradas calcinadas en su domicilio.

    Autoridades de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México siguen investigando un doble feminicidio, registrado en la delegación Álvaro Obregón.

    Las víctimas son Graciela María de la Luz Cifuentes (62 años), catedrática de Fotografía en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y su hija Gatziella Sol Vargas (22 años), estudiante de la Facultad de Arquitectura.

    Ambas mujeres fueron encontradas semicalcinadas en un domicilio de la colonia Santa Rosa Xochiac, desde el pasado jueves 15 de marzo.

    Benjamín, el esposo y padre de las víctimas, indicó que las autoridades le revelaron algunos detalles del crimen, que denotan la brutalidad con que se cometió.

    “Que fueron atacadas, que fueron muy lastimadas y después quemadas. Quemaron la casa, el 80 por ciento de la casa está quemada y se llevaron muchas cosas de electrónica y un automóvil”, relató el familiar.

    “Fue muy muy brutal lo que le hicieron… y aparte de ultimarlas las quemaron… Ya van casi 20 días y las autoridades dicen que están investigando… En la necropsia aparecen heridas punzocortantes, estrangulamiento… Apenas lo tipificaron como feminicidio“, detalló Benjamín.

    Los investigadores determinaron que los agresores escaparon en el vehículo de la catedrática universitaria.

    Además están averiguando la razón por la que el vigilante del fraccionamiento permitió el paso a los agresores.

    La saña con que fueron agredidas las víctimas es notable, al grado de que el cuerpo de la joven tuvo que ser reconocido mediante pruebas de ADN, pues quedó irreconocible por los golpes recibidos en el rostro.

    Por su parte, Guillermo Terán, subprocurador de Averiguaciones Previas de la Procuraduría capitalina, señaló que hay varias líneas de investigación.

    Las sospechas de las autoridades apuntan a un grupo de trabajadores, quienes, durante los días previos a la agresión, trabajaron en la reconstrucción de una parte de la casa de las víctimas, tras sufrir afectaciones severas tras el sismo del 19 de septiembre del año pasado

    Aunque también han indicado que no cierran la posibilidad a que se haya tratado de algún miembro de la familia.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Please enter your comment!
    Please enter your name here